Tus dones: la esencia de niño, el sentido de ser mayor

Marie Curie siempre fue una niña mayor. La que hoy es un icono de la ciencia moderna nunca puso límites a su imaginación, siempre soñó. Y ello fue precisamente lo que le permitió hacer realidad su mayor deseo: profundizar en el conocimiento. Ni el dinero, ni la prohibición de ir a la universidad, ni la falta de apoyo por parte de su padre. Nada. A pesar de vivir en una Polonia que prohibía a las mujeres estudiar, ella lo hizo de forma clandestina en lo que allí se conocía como la universidad flotante. Las clases se impartían en casa de algunos de los 5.000 jóvenes polacos que formó.

Fue una niña porque mantuvo puro su deseo, y por el entusiasmo que sólo confieren las cosas hechas desde el corazón. Y lo siguió. Con su hermana, se ingeniaron un pacto: ella la ayudaría a mudarse a París para estudiar Medicina, y cuando ejerciera sería ésta la que costearía la universidad de Marie allí. Quizás fue la inocencia de esa niña que nunca dejó atrás la que la llevó a no tenerle miedo al miedo y a saltarse todas las señales de peligro.

En su trabajo de descubrimiento de la radioactividad, por el que obtuvo el Premio Nobel, arriesgó la salud al estar en contacto con materiales extremadamente nocivos. Esa inconsciencia pueril sublimó la ciencia poniéndola al servicio de la humanidad. Durante la Primera Guerra Mundial creó unidades móviles de rayos X para sanar a los enfermos de la guerra. Y pudiendo hacerse rica, se negó a patentar algunos de sus descubrimientos; los legó a la comunidad científica.

Nunca desterró a esa niña o más bien al atrevimiento que solo a esa edad nos abre las puertas de la libertad de los sueños. Su historia es la de muchos otros valientes, que no han permitido que la corriente de los años arrastre la ingenuidad de creer que todo es posible.

Escúchate. Los dones son tu voz y quieren salir al mundo

Victor Frankl, un psiquiatra judío confinado a un campo de concentración, constituye otro ejemplo. Pudo haber sucumbido al odio hacia los nazis. Sin embargo, trascendió ese dolor y decidió vivir cada día en esa cárcel poniendo su vida y su profesión al servicio de las personas que necesitaban ayuda. Fue esa pureza, de nuevo, la que lo llevó no sólo a sobrevivir a la brutalidad de la experiencia sino a glorificar su vida. Y, al igual que Curie, tomó consciencia de que su don, sus habilidades no eran más que un puente para elevar el amor, para contribuir a un mundo mejor.

Son dos historias que nos hablan de cómo a través de nuestros dones podemos aportar un grano de arena, o miles y muchos más. Nos cuentan cómo no dejar de ser pequeños para hacer cosas grandes. Cómo en la simpleza de tener un corazón puro podemos hacer descubrimientos de una gran complejidad.

No dejar de imaginar es aferrarte a tus sueños, esas voces de fantasía que de niño nos hablan con libertad y que demasiado pronto domesticamos por miedo a no encajar.

Aquí compartimos un documental, “Ser y tener”, para que te inspire a dejar volar la imaginación de tus hijos y puedas acompañarles en el descubrimiento de sus dones. Podrás encontrarlo en las bibliotecas públicas.

Para profundizar más en la historia de Victor Frankl, lee el libro El hombre en busca de sentido, también a tu disposición en bibliotecas.

2 Comments

  • Me ha encantado, es verdad, todo está en el corazón, la verdad está en él, si alguien tiene un don, por que no mostrarlo al mundo, y dejar que florezca y vea la luz sin tapujos, sin impedimentos, sin complejos, desde el corazón y partiendo del corazón, segura llega al mundo y a muchísima gente, ya que aquello que sale de él, es puro y lleno de amor.

    “EL AMOR ES LA FUERZA INTERIOR QUE TE AYUDA A SUPERAR TODO EN ESTE MUNDO…….”

  • Muchas gracias, Miguel. Totalmente de acuerdo contigo… ¿Cómo sostener 8 horas al día de jornada laboral (como mínimo) si esa energía no sale de dentro? Aunque, claro está, sin olvidar el equilibrio de procurar que tu don, las habilidades que constituyen tu esencia, te permitan cubrir necesidades básicas… Sólo es una opinión personal de alguién que comienza a darse cuenta de la importancia de la autenticidad en todos los ámbitos de la vida… ¡Muchas gracias!

Deja un comentario