Un juego en el que todos ganan

Cristina Aluja

Explicar la espiritualidad es todo un reto, y más aún si se pretende hacer de forma amena y sencilla. Sólo a través de este lenguaje, lo complejo puede desgranarse, como los granos de una granada, y llegar al corazón de las personas.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Miguel F dice:

    Estoy muy de acuerdo con aquello que dices de como pueden ser las personas creativas, también en que los juegos suelen ser diferentes entre niños y niñas, cosa que hoy va tendiendo a desaparecer por el tipo de educación igualitaria que se va imponiendo en el ámbito educativo, aunque jugar de forma diferente no implica que no se trabajen valores de igualdad en todos los aspecto. Interesante artículo, muy interesante.

  2. Muchas gracias, Miguel, por tu comentario… También estoy de acuerdo en que niños y niñas son diferentes (aunque algunos y algunas se empeñen en afirmar lo contrario) y que eso se refleja en las preferencias de los juegos infantiles, en cómo nos expresamos y exploramos el mundo… Y sí, diferencia no significa desigualdad, más bien la riqueza de aceptar la diversidad y de crecer en ella como personas primero y como sociedad. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *